Archivo de la categoría: Duelo perinatal

La història de dues pèrdues gestacionals i la fi d’una lactància

Imagen

Avui crec que puc començar a escriure.

És la història de dues pèrdues i la fi d’una lactància.

Però primer us faig una mica d’història, sóc una dona fa 37 anys, metge fa 13 i mare fa quasi 6. Quan vaig parir no pensava en parts respectats, en el respecte que necessita el nadó, a esperar els processos; llavors tenia clar que pariria a un hospital controlada, tenia clar que donaria el pit però no tenia pensat quant de temps, mai m’havia imaginat que podia fer una lactància de quasi cinc anys, com ha estat la meva.

Tot aquest camí l’he fet després, gràcies a en Pol, el meu fill, i també gràcies a les dues pèrdues que van venir després, i a qui sempre ha estat fent el camí amb mi, en Xavier, gràcies amor.

Tenir en Pol a les mans em va fer sentir coses que em van fer replantejar-me la vida. Tenir-lo als braços i sentir que aquell era el lloc que li pertanyia, malgrat tots els comentaris de la gent… Gràcies a ell he descobert que el món de la dóna es molt més que el que ens venen, i que la suposada igualtat no és real (i ho diu una feminista convençuda), perquè homes i dones som diferents, perquè només nosaltres parim, i parir no és una malaltia, i la criança és una cosa que cal viure, no només sobreviure,  com acabem fent per culpa de com està muntat el sistema.

Mentre feia tot aquest proces vam decidir que volíem ser quatre, però les coses no sempre són com les vols, i el meu segon embaràs no va seguir endavant, vaig tenir una pèrdua, vaig anar a urgències i, a la eco, no es veia embrió. Van decidir fer el què diem conducta expectant, i vaig tornar a casa a fer repòs i a esperar per a fer una altra eco per a valorar com anava la cosa, però el meu cos ja veia que el procés no tirava endavant, i aquella mateixa nit les pèrdues es van fer més grans i el dolor també. Vaig tornar a urgències i em van programar per a fer un legrat. En aquell moment tampoc havia fet el camí ni el proces d’elaborar una pèrdua perinatal, i no em vaig plantejar des de la meva vessant de metge que tampoc calia intervenció, i em vaig dir que era normal, això passa, hi ha una pèrdua per cada quatre gestacions… com en moltes dones, aquella pèrdua no va ser reconeguda. Llavors no ho era per a mi ni, en gran manera, tampoc per a la gent del meu voltant, però sobretot jo no em vaig deixar sentir-la. Suposo que en certa manera vaig congelar el dol.

Un temps després vam tornar a intentar-ho, i ho vam aconseguir. Les gestacions, després d’una pèrdua, són molt diferents: has perdut la innocència, sempre tens la por al cos, i a la vegada no et deixes a tu mateixa sentir-la, perquè penses que això tampoc és bo i que cal ser positiu… Cada vegada que vas al lavabo comproves amb por que no has sagnat… Intentava viure dia a dia sense pensar molt més enllà per a no angoixar-me.

Però la vida em va donar una altra preocupació: la mort del meu avi. Aquella pèrdua em va fer viure de manera diferent el fet d’estar embarassada, pensava que la vida és així uns vénen i d’altres se’n van… Però el dia maleït va arribar… i novament vaig sagnar: nova visita a urgències, i un altre cop la gestació no tirava endavant.

Per aquelles dates ja havia arribat a les meves mans el llibre La cuna vacia (gràcies, Meritxell) i vaig decidir que esperaria que el meu cos sàviament digues prou. Va trigar, crec que unes dues setmanes, ara en la distància el temps es fa tan difícil de comptar. El que recordo és que em van servir, em van servir per a plorar, per a assumir que em tornava a passar, per a sentir el patiment que no m’havia deixat sentir la primera vegada, per a deixar-me acompanyar, en la meva soledat.

El dia va arribar. Els dolors no van ser tant dolorosos com el dolor intern, i vaig sagnar com mai vaig pensar que es podia fer, i em van acompanyar, i en Pol em va acompanyar i molt, em va cuidar i va ser part del proces. Però ell va patir també una pèrdua: un o dos dies després els meus pits van deixar de produir llet, el pobre que em va respectar molt durant el procés, quan em va demanar “ma” com ell deia, va trobar que el seu consol ja no hi era, i em va dir: «mama, ja no fa lleteta», i vaig dir-li que em sabia molt greu, i va plorar, li vaig dir que si volia podia seguir fent el pit, i ho va provar, però ja no era el mateix, i tots dos vam plorar. No m’havia imaginat que faria una lactància de cinc anys (fins i tot després havia somiat a fer lactància en tàndem, que no va poder ser), però tampoc no m’havia imaginat acabar deslletant d’aquella manera…

Novament, en Pol i en Xavier em van ajudar a fer el camí i ara som aquí, aturats, desitjant coses que no arriben, però intentant viure cada dia, que és el que compta.

El món es tossut i tot ho posa difícil, però de vegades les coses senzilles, i el propi camí en si mateix, són meravellosos, i val la pena, val molt la pena, viure la vida cada dia, sense esperar grans coses, perquè les petites són molt importants.

R.

Anuncios

Nacimiento sin violencia

nacimientos-sin-violencia

Las impresiones más profundas
de nuestra vida
provienen del principio mismo
de nuestra vida.

Lo cierto es que el parto es una experiencia en soledad. Eso es lo que las mujeres me han enseñado. Y dicen que es en soledad, aunque no solitaria. La diferencia es sutil pero muy importante. Un momento solitario incorpora un toque de tristeza…
En soledad significa que confían en sí mismas, que dependen de sí mismas. Y durante el parto, en el momento en que la mujer inicia el parto, está completamente sola. Y descubre, averigua, su verdadera altura y dimensión.

Por tanto, el parto es, en esencia,
una verdadera experiencia mística para…,
para la madre y para el niño…,
y nadie puede realmente
entrar a formar parte de ella.

F. Leboyer (Nacimiento sin violencia)

Charla sobre Duelo gestacional y perinatal

duelo perinatalOs informo que el próximo 22 de marzo a las 18h daré una charla gratuita sobre pérdida gestacional y perinatal en el Centro CERT & ACQUASANNA (Espacio Integrador del Bienestar Psicofísico) en Barcelona:

Tendemos a asociar un embarazo con la llegada de un futuro bebé, un nacimiento con vida, pero…¿qué ocurre cuando este bebé no llega por que se produce la interrupción del embarazo y se produce su muerte?
Según el Ministerio de Sanidad, en 2009 ocurrieron un total de 10.265 abortos, un hecho que parece que no tiene importancia, excepto para los padres que proyectaron una vida junto a ese bebé.
Para toda pareja que ha vivido el duro golpe de perder su embarazo es importante diferenciar la labor de duelo (un proceso natural que ocurre tras una pérdida) del trauma que haya podido generar la experiencia vivida.
Un duelo normal puede solucionarse con el paso del tiempo, el apoyo de la pareja y de la familia…Un trauma necesitará necesariamente ayuda psicoterapéutica para resolverse.
Todo lo que no se elabora en el presente puede resurgir en el futuro.

Contenido de la charla:
“PÉRDIDA GESTACIONAL Y PERINATAL”

Pérdida gestacional y perinatal
Fases del duelo (modelo de Kübler-Ross)
Factores que influyen en la elaboración del duelo
Peculiaridades del duelo gestacional y perinatal
Trauma: cuando el duelo se complica
Embarazo después de pérdida
Intervención psicológica: Cuándo y cómo se debe pedir ayuda

Viernes 22 de marzo de 2013 a las 18h en el Centro CERT & ACQUASANNA
C/ Balmes, 244, 1º4ª, Barcelona

Se ruega confirmar asistencia llamando al 678 988 121 o al 93 514 15 44

Coordinan:

Meritxell Sánchez, Psicóloga EMDR- Especialista en Psicología Perinatal Col.12.327 (COPC)
www.meritxellsanchez.com

Marta Sajnovick- Psicóloga Clínica EMD- Especialista en Psicotrauma Col. 14034 (COPC)
Directora del Centro CERT ” Especializado en la Recuperación del Trauma emocional y físico” www.traumayrecuperacion.com

Duelo gestacional y perinatal: El dolor silencioso

Cuando hablamos de duelo gestacional y perinatal nos referimos a la pérdida de un bebé durante el período de gestación y el parto. Una pérdida perinatal es aquella que sucede en el período alrededor del parto. A efecto legal se contempla como muerte perinatal la que ocurre cuando el bebé ha pasado de la semana 24.

Tendemos a asociar un embarazo con la llegada de un futuro bebé, un nacimiento con vida, ¿qué ocurre cuando da lugar a la muerte de un bebé? Según el Ministerio de Sanidad, en 2009 ocurrieron, sin saber muy bien las causas, un total de 10.265 abortos, un hecho que parece que no tiene importancia, excepto para los padres que proyectaron una vida junto a ese bebé.

Cuando una pareja decide que ha llegado el momento de ser padres y empieza a buscar un bebé, se proyecta en el futuro, empiezan a gestar a nivel mental y emocional su futuro hijo. Esto implica expectativas, ilusiones y proyectos de futuro. La madre se siente madre desde que se sabe embarazada, siente que ese nuevo ser anida en su interior, a pesar de que sea muy temprano. Los futuros padres, ilusionados y felices, observan asombrados cómo un ser tan pequeño puede llegar a ocupar un espacio mental y emocional tan grande en sus vidas.

El duelo es un proceso natural que ocurre tras una pérdida, pero el duelo gestacional y perinatal tiene unas características específicas que difieren de otros tipos de pérdida. Se trata de duelos desautorizados, ignorados, silenciados, minimizados. Con ello nos referimos a que en muchas ocasiones, los duelos gestacionales y perinatales no son públicamente reconocidos ni socialmente expresados. “La pareja se siente desautorizada para hablarlo porque no ha habido nacimiento, bautizo o entierro; el niño no tiene nombre, no quedan fotos ni recuerdos, nada que pudiera avalar su existencia. Sin embargo, el niño/a es su hijo/a desde la concepción, en la imaginación, en las expectativas y esperanzas de los padres y de la familia” (Alba Payàs).

En algunos casos se tiende a medicalizar en exceso la reacción de duelo mediante psicofármacos que a veces pueden impedir o entorpecer el desarrollo normal del duelo. “La muerte de un recién nacido es una situación que se ha afrontado hasta ahora negándole importancia, con bastante indiferencia. Los hospitales han tendido a minimizar el impacto que estas muertes tienen sobre los padres porque piensan que al no haber conocido al hijo, es como si no tuvieran derecho a realizar un duelo por el bebé muerto” (Alba Payàs).

El problema que tiene una madre que pierde un bebé de pocas semanas de gestación no es sólo que la sociedad no los considere a ella como madre y al bebé como hijo, sino que ella misma tenga dificultades para imaginarse como un bebé al ser que habitaba en su interior. Para una madre que pierde su bebé en la última etapa de la gestación, puede ser terrible que no le permitan verlo, despedirse de él como de cualquier ser querido. Si tiene la posibilidad de verlo y de poder despedirse de él, tendrá un buen inicio del duelo, y ello facilitará su elaboración. Pero a una madre que pierde su embarazo en las primeras semanas de gestación, no se le permite imaginar a su hijo con forma humana.

¿Cómo llevará a cabo su puerperio una mujer sin su bebé? Si el puerperio como etapa en el ciclo psicosexual y emocional de la mujer está en general desvalorizado, si no hay bebé, ni siquiera se tiene en cuenta. Es habitual que las mujeres que han sufrido pérdidas gestacionales y perinatales no puedan acercarse ni mirar a otros bebés.

El puerperio es una época especial en la vida de una madre, tanto si tiene a su bebé en brazos como si no. Si una mujer recibió tras su parto un bebé sano, puede parecer hasta desequilibrada a los ojos de quien no entiende cómo se vive este período. ¿Qué parecerá la que, además de la necesidad de abrazar a su bebé, con los pechos llenos y los brazos vacíos, tiene que elaborar el duelo por su pérdida?

La atención a la muerte perinatal y neonatal siempre ha sido un tema que se ha ignorado y minimizado dentro de los espacios de la maternidad. En España existen ejemplos de maternidades nuevas, construidas e inauguradas hace pocos años, donde se sigue ignorando esa necesidad. En hospitales más avanzados ya se habla de “circuitos de duelo” dentro de la planta de maternidad, es decir, no mezclar padres que han tenido un bebé sano con padres que acaban de perder a su bebé y asignar un espacio concreto para el duelo.

Se sabe, hay algo que el lenguaje no puede nombrar. Quien pierde un padre es huérfano y quien ya no tiene a su pareja es viuda o viudo. Pero no existe palabra para referirse a los padres a los que se les muere un hijo. Y quienes sufren la muerte de un bebé o se transforman en padres de un nacido muerto no sólo deben atravesar esa experiencia, también deben enfrentar la escasez de recuerdos producto de la poca vida de ese hijo que no fue.

No intentes consolarme con palabras mortales o con delicias espirituales.

Nada más importa. La amarga estación de hielo que enfrento no puede sanar

Con curitas o con un beso

Así que por favor no trates de quitar mi dolor. Es todo lo que queda.

Es la única emoción que puedo sentir.

Y no preguntes acerca de mi condición. No puedo contestar con palabras vacías.

Mi bebé ha muerto.

Pero como el mundo continúa en completo olvido, por favor detente un momento

No me impulses a abandonar su memoria. Ofrece tu bondad

Habla a mi alma con palabras suaves. Imparte condolencia con ojos compasivos

Porque su vida merece mi dolor y tu recuerdo.

Mi bebé ha muerto, pero no en vanidad sin sentido.

Permítele a ella llevarte más cerca de aquellos a quien amas.

Descubre a través de su existencia lo verdaderamente frágil de la vida.

Comparte conmigo su recuerdo. Su nombre es Cheyenne.

“Dear Cheyenne”, 1996, Joanne Cacciatore

Fuentes: http://duelogestacionalyperinatal.com/ http://lacunavacia.com/http://lasvocesolvidadas.com/Guía para la atención a la muerte perinatal y neonatal

Gracias a mis compañeras, las psicólogas Mónica Álvarez y Cristina Silvente, autoras de los libros La cuna vacía y Las voces olvidadas, por haberme enseñado tanto acerca del duelo gestacional y perinatal.

Meritxell Sánchez Costa

Psicóloga perinatal

www.meritxellsanchez.com

Psicología perinatal

La psicología perinatal aborda los cambios emocionales y psicológicos que se producen durante el proceso de maternidad, desde la preconcepción hasta la crianza. Es el ámbito de la psicología que se dedica al proceso del embarazo, parto y posparto, así como el vínculo con el bebé. Entiende este período como una crisis vital, un cambio vital que produce una transformación a nivel psíquico y emocional en la mujer.

Su objetivo es aumentar el bienestar y la salud de la mujer, el bebé y la familia, fomentando las capacidades y habilidades y la autoestima de la mujer, así como tratar las dificultades que puedan surgir por el camino:

  • Dificultades para concebir un hijo
  • Ansiedad, miedos, intranquilidad durante el embarazo
  • Miedo al parto
  • Partes difíciles o traumáticos (Trastorno por Estrés Postraumático después del parto)
  • Depresión posparto
  • Dificultades con la lactancia
  • Dificultades de adaptación a la maternidad / paternidad
  • Duelo por la pérdida del bebé (duelo gestacional o perinatal)
  • Supervivientes de abuso sexual
  • Desarrollo de un vínculo seguro con el bebé
  • Desarrollo de la primera infancia
  • Bebés prematuros
  • Crecimiento personal desde la maternidad consciente