Archivo de la categoría: Psicología perinatal

La història de dues pèrdues gestacionals i la fi d’una lactància

Imagen

Avui crec que puc començar a escriure.

És la història de dues pèrdues i la fi d’una lactància.

Però primer us faig una mica d’història, sóc una dona fa 37 anys, metge fa 13 i mare fa quasi 6. Quan vaig parir no pensava en parts respectats, en el respecte que necessita el nadó, a esperar els processos; llavors tenia clar que pariria a un hospital controlada, tenia clar que donaria el pit però no tenia pensat quant de temps, mai m’havia imaginat que podia fer una lactància de quasi cinc anys, com ha estat la meva.

Tot aquest camí l’he fet després, gràcies a en Pol, el meu fill, i també gràcies a les dues pèrdues que van venir després, i a qui sempre ha estat fent el camí amb mi, en Xavier, gràcies amor.

Tenir en Pol a les mans em va fer sentir coses que em van fer replantejar-me la vida. Tenir-lo als braços i sentir que aquell era el lloc que li pertanyia, malgrat tots els comentaris de la gent… Gràcies a ell he descobert que el món de la dóna es molt més que el que ens venen, i que la suposada igualtat no és real (i ho diu una feminista convençuda), perquè homes i dones som diferents, perquè només nosaltres parim, i parir no és una malaltia, i la criança és una cosa que cal viure, no només sobreviure,  com acabem fent per culpa de com està muntat el sistema.

Mentre feia tot aquest proces vam decidir que volíem ser quatre, però les coses no sempre són com les vols, i el meu segon embaràs no va seguir endavant, vaig tenir una pèrdua, vaig anar a urgències i, a la eco, no es veia embrió. Van decidir fer el què diem conducta expectant, i vaig tornar a casa a fer repòs i a esperar per a fer una altra eco per a valorar com anava la cosa, però el meu cos ja veia que el procés no tirava endavant, i aquella mateixa nit les pèrdues es van fer més grans i el dolor també. Vaig tornar a urgències i em van programar per a fer un legrat. En aquell moment tampoc havia fet el camí ni el proces d’elaborar una pèrdua perinatal, i no em vaig plantejar des de la meva vessant de metge que tampoc calia intervenció, i em vaig dir que era normal, això passa, hi ha una pèrdua per cada quatre gestacions… com en moltes dones, aquella pèrdua no va ser reconeguda. Llavors no ho era per a mi ni, en gran manera, tampoc per a la gent del meu voltant, però sobretot jo no em vaig deixar sentir-la. Suposo que en certa manera vaig congelar el dol.

Un temps després vam tornar a intentar-ho, i ho vam aconseguir. Les gestacions, després d’una pèrdua, són molt diferents: has perdut la innocència, sempre tens la por al cos, i a la vegada no et deixes a tu mateixa sentir-la, perquè penses que això tampoc és bo i que cal ser positiu… Cada vegada que vas al lavabo comproves amb por que no has sagnat… Intentava viure dia a dia sense pensar molt més enllà per a no angoixar-me.

Però la vida em va donar una altra preocupació: la mort del meu avi. Aquella pèrdua em va fer viure de manera diferent el fet d’estar embarassada, pensava que la vida és així uns vénen i d’altres se’n van… Però el dia maleït va arribar… i novament vaig sagnar: nova visita a urgències, i un altre cop la gestació no tirava endavant.

Per aquelles dates ja havia arribat a les meves mans el llibre La cuna vacia (gràcies, Meritxell) i vaig decidir que esperaria que el meu cos sàviament digues prou. Va trigar, crec que unes dues setmanes, ara en la distància el temps es fa tan difícil de comptar. El que recordo és que em van servir, em van servir per a plorar, per a assumir que em tornava a passar, per a sentir el patiment que no m’havia deixat sentir la primera vegada, per a deixar-me acompanyar, en la meva soledat.

El dia va arribar. Els dolors no van ser tant dolorosos com el dolor intern, i vaig sagnar com mai vaig pensar que es podia fer, i em van acompanyar, i en Pol em va acompanyar i molt, em va cuidar i va ser part del proces. Però ell va patir també una pèrdua: un o dos dies després els meus pits van deixar de produir llet, el pobre que em va respectar molt durant el procés, quan em va demanar “ma” com ell deia, va trobar que el seu consol ja no hi era, i em va dir: «mama, ja no fa lleteta», i vaig dir-li que em sabia molt greu, i va plorar, li vaig dir que si volia podia seguir fent el pit, i ho va provar, però ja no era el mateix, i tots dos vam plorar. No m’havia imaginat que faria una lactància de cinc anys (fins i tot després havia somiat a fer lactància en tàndem, que no va poder ser), però tampoc no m’havia imaginat acabar deslletant d’aquella manera…

Novament, en Pol i en Xavier em van ajudar a fer el camí i ara som aquí, aturats, desitjant coses que no arriben, però intentant viure cada dia, que és el que compta.

El món es tossut i tot ho posa difícil, però de vegades les coses senzilles, i el propi camí en si mateix, són meravellosos, i val la pena, val molt la pena, viure la vida cada dia, sense esperar grans coses, perquè les petites són molt importants.

R.

Jornada “Part en progrés: no destorbeu”

És un honor per a mi participar com a psicòloga perinatal i sòcia fundadora de la Asociación Española de Psicología Perinatal (AEPP) a la Jornada “Part en progrés: no destorbeu” organitzada per DonaLlum, presentant la ponència “Néixer en pau és salut”, al costat de ponents com el pediatra José María Paricio i el ginecòleg Emilio Santos, entre altres. El proper 1 de juny al Centre Cívic Pati Llimona de Barcelona. Les incripcions es poden fer a través de la web de Donallum: http://www.donallum.org

Imagen

Nacimiento sin violencia

nacimientos-sin-violencia

Las impresiones más profundas
de nuestra vida
provienen del principio mismo
de nuestra vida.

Lo cierto es que el parto es una experiencia en soledad. Eso es lo que las mujeres me han enseñado. Y dicen que es en soledad, aunque no solitaria. La diferencia es sutil pero muy importante. Un momento solitario incorpora un toque de tristeza…
En soledad significa que confían en sí mismas, que dependen de sí mismas. Y durante el parto, en el momento en que la mujer inicia el parto, está completamente sola. Y descubre, averigua, su verdadera altura y dimensión.

Por tanto, el parto es, en esencia,
una verdadera experiencia mística para…,
para la madre y para el niño…,
y nadie puede realmente
entrar a formar parte de ella.

F. Leboyer (Nacimiento sin violencia)

Baby blues vs. Depresión posparto

mare alletant Picasso

Después del parto, muchas mujeres sufren cambios en el estado de ánimo: irritabilidad, fatiga, llanto, pérdida del apetito, alteraciones del sueño y labilidad emocional. Si estos síntomas aparecen justo después del parto, se trata del Baby blues, que puede durar unas horas o desaparecer entre 10 y 15 días después. El Baby blues es una reacción normal que dura hasta 15 días después del parto y se da entre un 50 y un 85% de las mujeres. Una de las causas son los cambios hormonales durante el embarazo y el parto (como la disminución de los niveles de estrógenos, protectores de la salud mental).

Sin embargo, algunas mujeres manifiestan síntomas más intensos y duraderos, caracterizados como Depresión posparto. No es simplemente estar triste, llorar mucho o estar irritable. Alderedor de un 10-15% de las mujeres sufre este trastorno.

Existe cierta confusión respecto a la depresión posparto, incluso entre los profesionales de la salud, por lo que que se dan en ocasiones diagnósticos erróneos y está sobrediagnosticada. Puede confundirse con un trastorno adaptativo (dificultades para adaptarse a la maternidad), Baby Blues, Estrés Postraumático después del parto o con una Psicosis puerperal. En posteriores artículos explicaremos en qué consiste cada uno de ellos y las diferencias entre sí.

La depresión posparto necesita ser diagnosticada y tratada por un profesional de la salud mental. Se caracteriza por síntomas como:

-estado de ánimo negativo, tristeza, desesperanza.

-pérdida de interés y del placer en las actividades habituales

-alteraciones del sueño

-agitación o enlentecimiento psicomotriz

-falta de energía y fatiga

-sentimientos de inutilidad y culpa

-deseos de morirse

-preocupaciones excesivas por la salud del bebé

-evitación de la interacción con el bebé por miedo a hacerle daño

Algunas de las intervenciones aconsejadas en el tratamiento de la depresión posparto se centran en la mejora del vínculo entre la madre y el bebé, como la lactancia materna, que disminuye la ansiedad de la madre, favorece estados emocionales de bienestar y ayuda a establecer y reforzar el vínculo con el bebé.

Se ha demostrado que los grupos de mujeres que acompañan a la madre en el proceso de gestación, parto y crianza contribuyen a disminuir la depresión posparto hasta en un 60%.

Meritxell Sánchez Costa, Psicóloga perinatal

Apego seguro y resiliencia: Efectos de la separación del niño de la madre en función de la calidad del vínculo afectivo

mare bebé blanc i negreEntre los efectos a corto plazo de la separación, según Bowlby, analizados a partir de la observación de niños que fueron separados de sus padres, era frecuente que el niño mostrase alguna de las siguientes reacciones:

-Cuando vuelve la madre, el niño se enfada con ella, o le niega el saludo y hace como si no la viera.

-El niño se muestra muy exigente con su madre o con las personas que le cuidan; pide atención todo el rato, quiere que se haga todo a su manera, tiene ataques de celos y tremendas rabietas.

-Se relaciona con cualquier adulto que tenga a mano, de una forma superficial pero aparentemente alegre.

-Apatía, pérdida de interés por las cosas, movimientos rítmicos (como si se meciera él sólo), a veces dándose golpes en la cabeza.

Según Bowlby, algunas de las más graves alteraciones observadas en los niños separados de sus madres, en orfanatos y hospitales, dan una falsa sensación de que todo va bien: “Hay que hacer una advertencia especial sobre los niños que responden con apatía o con una conducta alegre e indiscriminadamente amistosa. Estos niños suelen ser tranquilos, obedientes, fáciles de manejar, bien educados y ordenados, y están físicamente sanos; muchos de ellos incluso parecen felices. Mientras permanezcan en la institución, no hay motivo aparente de preocupación; pero cuando la dejan se hacen pedazos, y es evidente que su adaptación era superficial y no estaba basada en un verdadero crecimiento de la personalidad”.

Pocos niños permanecen en una institución, pero muchos se ven separados de sus madres repetidamente unas horas cada día. El efecto no es tan terrible, pero existen similitudes. Hay niños que parecen “tranquilos, obedientes…incluso felices” en la guardería, pero rompen a llorar deseperados en cuanto salen. O que parecen adaptarse muy bien a dormir solos cada noche, pero “se hacen pedazos” en cuanto se abre una brecha en su aislamiento.

Las consecuencias más graves se producen tras separaciones largas, de varios días. Pero también las separaciones breves tienen un efecto; de hecho, el método usado por los psicólogos para comprobar si la relación madre-hijo es normal es el “test de la situación extraña”, en que se observa cómo reacciona un niño de un año cuando su madre se ausenta de la habitación y vuelve a los tres minutos.

A medida que el niño va creciendo, le es cada vez más fácil tolerar la separación de la madre. Como afirma Bowlby, los efectos de la separación son cada vez menos graves a medida que aumenta la edad del niño: “Mientras que hay razones para creer que todos los niños menores de tres años, y muchos de los que tienen entre tres y cinco, sufren con la deprivación, en el caso de aquéllos entre cinco y ocho es probablemente sólo una minoría, y surge la pregunta: ¿por qué unos y no otros?”.

Ese factor que hace que unos niños soporten mejor la separación que otros es, según Bowlby, la relación previa con su madre.

En los menores de 3 años, cuanto mejor era la relación con la madre, más se altera la conducta del niño tras la separación. Los niños que ya eran maltratados o ignorados en su casa, apenas lloran cuando se los llevan a un orfanato o a un hospital. Pero eso no significa que toleren mejor la pérdida, sino que ya no tenían casi nada que perder. No muestran la respuesta normal de un niño sano de su edad.

En cambio, entre los niños de 5 a 8 años, aquellos que han tenido una más sólida relación con la madre, los que recibían más mimos y pasaban más tiempo en brazos, son los que mejor soportaban la separación. El estrecho contacto de los primeros años les ha dado la fuerza necesaria para soportar las adversidades, lo que se conoce como resiliencia (la capacidad de sobreponerse y superar las experiencias traumáticas vividas).

La separación de dos personas adultas unidas por un vínculo afectivo produce intranquilidad para ambas. Para volver a tranquilizarse necesitan contacto físico y verbal especial, contacto que será más largo y complejo cuanta más larga haya sido la separación. Si una de las personas niega ese contacto tranquilizador, la otra suele responder con más intranquilidad, y a veces con hostilidad. Al final, harán falta más palabras y más contacto para tranquilizarla (habrá que disculparse).

Sin embargo, entre un niño pequeño y sus padres, la cosa cambia. Irse a otra habitación es para el niño una separación, porque no sabe adónde ha ido su madre. Tardará varios años en comprender que mamá está en la habitación de al lado y que por tanto “no se ha ido”. Y la escala es diferente: unos minutos son para un niño como varias horas, unas horas le parecen días o meses, y unos metros le parecen kilómetros.

Fuente: Bésame mucho, de Carlos González.

Foto:  www.photographybyjoelle.com en Flickr

Charla sobre Duelo gestacional y perinatal

duelo perinatalOs informo que el próximo 22 de marzo a las 18h daré una charla gratuita sobre pérdida gestacional y perinatal en el Centro CERT & ACQUASANNA (Espacio Integrador del Bienestar Psicofísico) en Barcelona:

Tendemos a asociar un embarazo con la llegada de un futuro bebé, un nacimiento con vida, pero…¿qué ocurre cuando este bebé no llega por que se produce la interrupción del embarazo y se produce su muerte?
Según el Ministerio de Sanidad, en 2009 ocurrieron un total de 10.265 abortos, un hecho que parece que no tiene importancia, excepto para los padres que proyectaron una vida junto a ese bebé.
Para toda pareja que ha vivido el duro golpe de perder su embarazo es importante diferenciar la labor de duelo (un proceso natural que ocurre tras una pérdida) del trauma que haya podido generar la experiencia vivida.
Un duelo normal puede solucionarse con el paso del tiempo, el apoyo de la pareja y de la familia…Un trauma necesitará necesariamente ayuda psicoterapéutica para resolverse.
Todo lo que no se elabora en el presente puede resurgir en el futuro.

Contenido de la charla:
“PÉRDIDA GESTACIONAL Y PERINATAL”

Pérdida gestacional y perinatal
Fases del duelo (modelo de Kübler-Ross)
Factores que influyen en la elaboración del duelo
Peculiaridades del duelo gestacional y perinatal
Trauma: cuando el duelo se complica
Embarazo después de pérdida
Intervención psicológica: Cuándo y cómo se debe pedir ayuda

Viernes 22 de marzo de 2013 a las 18h en el Centro CERT & ACQUASANNA
C/ Balmes, 244, 1º4ª, Barcelona

Se ruega confirmar asistencia llamando al 678 988 121 o al 93 514 15 44

Coordinan:

Meritxell Sánchez, Psicóloga EMDR- Especialista en Psicología Perinatal Col.12.327 (COPC)
www.meritxellsanchez.com

Marta Sajnovick- Psicóloga Clínica EMD- Especialista en Psicotrauma Col. 14034 (COPC)
Directora del Centro CERT ” Especializado en la Recuperación del Trauma emocional y físico” www.traumayrecuperacion.com

El apego y su influencia en el desarrollo mental y emocional del niño

La evidencia científica demuestra que la clave para crear adultos resilientes es un apego sano y seguro durante la infancia y a medida que la neurociencia avanza se confirman las bases científicas para la comprensión de la infancia y la influencia del afecto y el apego en el desarrollo mental y emocional del bebé. Y es que, por raro que parezca, sólo hace unos 30 años que hemos empezado a valorar los beneficios a largo plazo del apego durante los primeros años de vida.

A medida que los padres establecen conductas de apego hacia su hijo, inician un diálogo organizado en que los dos miembros de la pareja mantienen un mismo estado emocional y adaptan su atención a las señales del otro. Al adaptar su cerebro a los ritmos del cerebro materno, el bebé acaba aprendiendo el arte de la autorregulación; en otras palabras, estas primeras experiencias permiten al bebé disfrutar de su yo emocional y controlarlo.

Se ha demostrado que durante los dos primeros años de vida la maduración del cerebro se controla a través de la interacción con el cuidador. Con esta relación íntima, de naturaleza sutil y oportuna en el tiempo, el cerebro del bebé se sintoniza literalmente con el de su cuidador para producir las hormonas y los neurotransmisores adecuados en la secuencia correcta; esta sintonía o modelaje determina la arquitectura cerebral de un modo permanente y poderoso (T.R.Verny, 2002).

Según Siegel, en los primeros años del desarrollo, más importante que la estimulación sensorial son los patrones de interacción entre el pequeño y la persona que lo cuida. La clave de un desarrollo saludable es la interacción interpersonal, y no la estimulación sensorial. Siegel destaca que el desarrollo del cerebro tiene lugar a lo largo de un periodo prolongado de tiempo, que excede con creces los primeros años del apego y los vínculos afectivos.

Aunque el cerebro sigue siendo maleable hasta la edad edulta, los patrones neuronales básicos (los circuitos del yo) se forjan en el crisol del vínculo afectivo antes de los 3 años. Las relaciones posteriores, incluidas las terapéuticas, pueden alterar los patrones si la persona se muestra muy motivada a experimentar un cambio. Pero aún así, son esas primeras relaciones las que establecen de manera más completa y persuasiva la esencia de nuestro ser (T.R.Verny, 2002).

Ninguno de los sistemas básicos para gestionar las emociones (el sistema de respuesta al estrés, la receptividad de los neurotransmisores, las vías neuronales que codifican la comprensión implícita del funcionamiento de las relaciones íntimas) está ya establecido en el momento de nacer, ni está desarrollado el córtex prefrontal, tan importante para el desarrollo. Estos sistemas se desarrollan rápidamente a lo largo de los dos primeros años de vida, construyendo la base de nuestro funcionamiento emocional a lo largo de la vida.

Las investigaciones actuales apuntan en la dirección de que todos estos sistemas biológicos que intervienen en el manejo de nuestra vida emocional están sujetos a la influencia social y, especialmente, a las influencias que tienen lugar en el período en que estos sistemas se desarrollan más rápidamente, y se desarrollarán mejor o peor dependiendo de la naturaleza de estas primeras experiencias (S.Gerhardt, 2004).

Un apego sano evoca sentimientos de pertenencia a una relación donde el niño se siente aceptado y en confianza. Los padres, por quienes el niño siente un apego seguro, son interiorizados como fuente de seguridad. A partir de aquí el niño podrá sentir placer por explorar su entorno, construyendo poco a poco su propia red psico-socio-afectiva.

El apego es, por lo tanto, fundamental para el establecimiento de la seguridad de base: a partir de ella el niño llegará a ser una persona capaz de vincularse y aprender en relación con los demás. La calidad del apego también influirá en la vida futura del niño en aspectos tan fundamentales como el desarrollo de su empatía, la modulación de sus impulsos, deseos y pulsiones, la construcción de un sentimiento de pertenencia y el desarrollo de sus capacidades de dar y de recibir. Un apego sano y seguro permitirá además la formación de una conciencia ética y el desarrollo de recursos para manejar situaciones emocionalmente difíciles y dolorosas, así como experiencias traumáticas (Barudy y Dantagnan, 2005).

Meritxell Sánchez Costa

Psicóloga perinatal col.12.327 (COPC)

www.meritxellsanchez.com