Archivo de la categoría: Terapia de Integración del Ciclo Vital

Testimonio

volarOs dejo con el testimonio de una de mis pacientes. Muchas gracias, Loli!

“No puedo dejar de llorar! No me puedo creer lo que me está pasando! No puede ser verdad! No puedes ser que mi Madre ya no esté con nosotros! No me lo creo! No puede ser verdad!!!, me repetía una y otra vez sin dejar de llorar.” Había fallecido mi Madre y sólo quien haya pasado por eso puede comprender cómo me sentía. No sólo era la pena de que ya no estuviera con nosotros lo que me ahogaba. Eran muchas, muchas cosas. Me sentía culpable de todo!. De no haberle dedicado el tiempo que necesitaba. De no haber sido cariñosa con ella. De no haberla entendido y comprendido. Incluso de no haberla querido la suficiente!!!. Con lo que yo quería y quiero a mi Madre!. Tenía la continua sensación de no haber sido buena hija. Hasta me sentía “culpable” de su muerte!!!. Sí, culpable por haber pedido a su equipo médico que le quitaran el dolor que estaba pasando, pues todos sabíamos que ese dolor ya no conducía a nada, sino a una agonía insufrible que no merecía la pena alargar.

Y así llegué a la consulta de Meritxell, con mucha mucha pena, rabia, dolor, culpabilidad, angustia y tristeza. Llegué perdida y llena de dolor, un dolor que me parecía imposible que se pudiera curar.

Me habían hablado de un método nuevo llamado EMDR. Me habían dicho que funcionaba muy bien para tratar casos de duelos “traumáticos”, y allí me planté, en la consulta de Meritxell, con todas mis frustraciones y pensando…no sé si funcionará.

Yo iba con ganas de encontrarme bien, mejor dicho, yo iba con la necesidad de poder sentir que yo no había sido mala hija, y mucho menos la culpable de la muerte de mi Madre!!!. Ardua tarea dado el estado en el que me encontraba.

Durante todas las sesiones que he tenido con Meritxell he descubierto cosas inimaginables. Entre otras cosas, he descubierto una infancia que (ahora lo sé), me había marcado más de lo que hubiera imaginado jamás. He descubierto a esa niña de mi infancia, la he conocido, escuchado, hablado con ella, y le he dado todo el cariño y comprensión que en su día no tuvo y que tanto estaba reclamando. Creo sinceramente, que éste ha sido un punto decisivo y muy importante en mi terapia.

No ha sido un camino fácil, no lo voy a negar, pero lo que sí ha sido muy muy fácil es haber tratado con Meritxell. Su dulzura, apoyo y comprensión ha hecho de la terapia un momento esperado durante toda la semana, pues a pesar de que a veces salía de allí bastante revuelta, como dice el refrán, después de la tempestad llega la calma. Y eso era justamente lo que me pasaba, que después me sentía en calma.

Con Meritxell y a través de la terapia EMDR, he descubierto muchas cosas que me van a servir de gran ayuda en mi vida diaria, pero sobre todo, he aprendido a que no me duela el Alma. Han desaparecido la  rabia, el dolor, la culpabilidad. Aunque la pena y la tristeza me acompañarán creo que siempre, sé que puedo vivir con ello.

Sé que cometí errores, …pero quién no los comete? Acaso no soy humana? Acaso el resto de las personas no cometen errores? Sé que no fui perfecta, …pero quién lo es? Sé que pude haber hecho las cosas mejor, lo sé, porque siempre se pueden hacer mejor, pero también sé que no fui tan mala hija, y que no cometí tantos errores.

Ahora soy capaz de asumir que mis errores fueron los normales, que mi comportamiento fue el normal, y que quise y cuidé a mi Madre lo mejor que supe. Ahora sé que a mi Madre le había llegado el momento de marchar, pero yo no estaba preparada. Eso lo sé ahora, ahora que estoy en paz conmigo misma.

Gracias por todo Meritxell.

Loli Gil

30 de mayo de 2013

Terapia de Integración del Ciclo Vital

ICV

La Integración del Ciclo Vital facilita la integración neuronal y la rápida curación de adultos que han experimentado trauma complejo, abandono o desatención durante su infancia. El factor integral y único de la terapia de la Integración del Ciclo Vital es la incorporación de una Línea del Tiempo de recuerdos y de imágenes mentales. Durante la fase de integración del protocolo de la ICV se deja venir, cronológica y espontáneamente, un recuerdo o una imagen por cada año de la vida del cliente. Haciendo varias repeticiones del protocolo de la ICV los clientes alcanzan una comprensión profunda y a nivel corporal de que lo que ocurrió está en el pasado y ya no tiene más poder sobre ellos. Además, la terapia de Integración del Ciclo Vital permite que el cliente vuelva a estar en contacto con sus propios recursos y su propia fortaleza.

El cliente alcanza una nueva comprensión de sus propios patrones conductuales a lo largo de su vida.

La técnica de la Integración del Ciclo Vital permite que surjan los recuerdos de forma espontánea; debido a cómo son almacenados los recuerdos neurológicamente cada recuerdo que surja estará relacionado con el tema emocional que se haya abordado. El resultado será una visión panorámica de la vida del cliente que estará relacionada con el problema que haya presentado y que le dará una nueva comprensión de cómo sus patrones conductuales, a lo largo de su vida, han sido el resultado del trauma del pasado. Una vez que el cliente logra esta conciencia de hasta qué punto sus estrategias defensivas arcaicas se han convertido en reacciones, decisiones y patrones disfuncionales, entonces estará preparado para abandonar estas viejas defensas inútiles.

La Integración del Ciclo Vital conecta los recuerdos implícitos y los explícitos reduciendo, así, la ansiedad.

El proceso de la Integración del Ciclo Vital está basado en el cuerpo. El protocolo comienza centrándose en las sensaciones corporales del cliente y rastrea, durante todo el proceso, las redes neuronales asociadas con estas sensaciones. El proceso de la ICV parece ayudar al cerebro para conectar sinápticamente los recuerdos implícitos y el acontecimiento o acontecimientos reales en los que se originó el recuerdo implícito. Por medio de este proceso los clientes pueden ver la razón de estados somáticos o emocionales que antes parecían inexplicables. Una vez que se realizan estas conexiones durante el proceso de la ICV el cliente experimenta una reducción inmediata e importante de sus niveles de ansiedad. Este cambio en el nivel de ansiedad permanece estable, es decir, la ansiedad que antes era crónica continuará disminuyendo.

El protocolo de la Integración del Ciclo Vital recrea las condiciones necesarias para la integración neuronal.

El protocolo de la Integración del Ciclo Vital incorpora las condiciones que se ha demostrado que son importantes para una integración neuronal adecuada, tanto en bebés como en niños. Estas condiciones son:

  • Una relación recíproca y comprensiva entre el adulto y el niño.
  • Una conexión corporal sólida con las emociones.
  • Un intercambio de energía e información entre las mentes del adulto y el niño.
  • La co-construcción, entre el adulto y el niño, de la narración autobiográfica de éste.

A través de las repeticiones de la Línea del Tiempo de recuerdos e imágenes el cliente desarrolla la capacidad de verse a sí mismo como “un” Yo unificado que existe de forma continua y fluida a través del espacio y del tiempo. De acuerdo con los más destacados neurocientíficos* se cree que ese mapa mental del Yo a través del espacio y del tiempo es el elemento central de la integración neuronal.

La Integración del Ciclo Vital aborda un amplio rango de problemas psicológicos.

Se pueden utilizar versiones modificadas del protocolo básico de la Integración del Ciclo Vital para el tratamiento de muchos trastornos psicológicos que tienen su raíz en una integración neuronal insuficiente. Estos trastornos incluyen la anorexia, la bulimia, los trastornos de ansiedad y las dificultades con la regulación emocional. También se puede utilizar una versión modificada del protocolo básico de la Integración del Ciclo Vital para integrar estados del ego disociados en los clientes con T.I.D.

Los resultados terapéuticos muestran una evidencia de cambio a nivel sináptico.

Los clientes que han completado la terapia de Integración del Ciclo Vital informan de:

  • Adquieren una sensación de que su yo es competente, capaz, sólido y digno de amor.
  • Capacidad para abandonar estrategias defensivas arcaicas.
  • Aumenta su capacidad para disfrutar de la vida y de las relaciones íntimas.
  • Mucha mejor capacidad para regular sus emociones.
  • Un repertorio emocional más amplio.
  • Un estilo de apego más seguro.

Más información en: http://www.lifespanintegration.com/